Los Mejores Aceites Esenciales de 2020

Las propiedades de los aceites esenciales son fascinantes y pueden usarse para un sinfín de cosas. Si estáis leyendo estas líneas, probablemente ya habéis oído hablar de ellos y estéis curioso por saber más.

Al principio, lo único que yo sabía era de que podían ser utilizados para darle aroma a los jabones o champús artesanales, pero luego se abrió un mundo de posibilidad y no puedo estar sin ellos.

Desde los concentrados que utilizo para sesiones relajantes de aromaterapia mientras me doy un baño o me relajo en mi alcoba, hasta aquellos que me aplico para regenerar la piel, que incluyo en remedios naturales o en tratamientos de belleza, los amo todos.

Si estáis buscando un aceite de buena calidad, deberéis saber que esto depende del uso que le deis porque existen varios niveles del aceite. Mi misión es ayudaros a comprar el mejor y menos costoso del mercado.

¿Cuáles son los mejores aceites esenciales?

Seguramente sobre el único aceite que hayáis escuchado anteriormente haya sido del rosa mosqueta que tiene muchos beneficios para la piel, siendo el más famoso el combatir las estrías y manchas indeseadas pero la verdad es que la variedad que encontraréis es realmente extensa.

En esta compra es muy importante no dejarse engañar, por ejemplo, el uso de palabras como aceite perfumado o idéntico debería encender vuestras alarmas porque no indican pureza. En general, suele ser un producto costoso, podríais dudar de ofertas demasiado baratas, aunque claro que siempre podéis encontrar productos de calidad a un precio asequible y os lo muestro en mi lista comparativa.

Una técnica para tener mayor confianza en un producto es ver que esté embotellado en un frasco oscuro y bien sellado, porque indica un buen proceso de conservación del producto.

Hay muchas versiones o niveles de aceites y no significa que sean malos unos frente a otros, sino que simplemente son mejores para una cosa que para otra. Si necesitáis colocarlo en vuestra piel debéis percataros que tenga un grado terapéutico o que sea quimiotipado ya que estos sí están indicados incluso para consumo por vía tópica o desinfectar heridas abiertas.

¿Qué son los aceites esenciales?

Los aceites esenciales son compuestos extraídos de diferentes especies botánicas. Estos capturan el aroma y sabor de una planta, cualidad que es  llamada también «esencia», por tanto, son los que dan a cada aceite esencial una propiedad que los caracteriza.

Estos productos se obtienen por destilación (vapor y/o agua) o por métodos mecánicos, como el prensado en frío. Luego, una vez que se extraen los aromas de las plantas, se combinan con una base oleosa, creando un aceite listo para usar.

Tipos de aceites esenciales

Existen más de 90 tipos de estos remedios, cada uno con su propio olor específico y con potenciales beneficios para la salud.

Por ello, pensando en hacer una compilación para vuestra utilidad, os comparto una lista de los 10 aceites esenciales más usados por los terapeutas, así como las propiedades asociadas con dichos productos holísticos:

  • Menta

Se utiliza para aumentar la energía y ayudar con la digestión.

  • Lavanda

Se emplea para aliviar los niveles de estrés.

  • Sándalo

Se usa para calmar los nervios y ayudar a concentrarse.

  • Berenjena

Se unta para reducir el estrés y mejorar las ciertas condiciones de la piel como los edemas.

  • Rosa

Se frota para mejorar el estado de ánimo y reducir la ansiedad.

  • Manzanilla

Se utiliza para mejorar el estado de ánimo y la relajación.

  • Ylang-Ylang

Se emplea para tratar dolores de cabeza, náuseas y afecciones de la piel.

Se usa para combatir infecciones y aumentar la inmunidad.

  • Jazmín

Se unta para ayudar con la depresión, el parto y la libido.

  • Limón

Se inhala para ayudar a la digestión, el estado de ánimo, los dolores de cabeza y mucho más.

¿Cómo elegir los aceites esenciales adecuados?

Muchas compañías afirman que sus aceites son «puros» o «de grado médico». Sin embargo, estos términos no están definidos universalmente y por lo tanto, tienen poco peso. Dado que se trata de una industria no regulada, la calidad y la composición de los aceites esenciales pueden variar considerablemente.

Por tanto, tened en cuenta los siguientes consejillos que os ofrezco, para que elijáis sólo aceites de buena calidad:

Pureza

Buscad un aceite que contenga sólo compuestos aromáticos de plantas, sin aditivos ni aceites sintéticos. Los aceites puros suelen incluir el nombre botánico de la planta como Lavandula officinalis, en lugar de términos como «aceite esencial de lavanda».

Calidad

Los verdaderos aceites esenciales son los que menos se han modificado por el proceso de extracción. Elejid uno sin productos químicos, que haya sido extraído por destilación o por prensado mecánico en frío.

Reputación

Comprad una marca con reputación, es decir las que hayan sido reconocidas en el tiempo como productoras de aceites esenciales de alta calidad.

¿Cómo podéis utilizar los aceites esenciales?

En la búsqueda de terapias naturales y alternativas saludables, hace un par de años empecé a emplear aceites esenciales regularmente, no solo para tratar y prevenir enfermedades en mi casa, sino para nutrir mi piel y esparcir un aroma relajante en las habitaciones de mis pequeños. Los resultados que he obtenido me han tenido muy contenta por lo cual decidí compartir con vosotros, algunos consejillos de cómo podéis aplicarlos.

Tópicamente

Los aceites esenciales pueden aplicarse directamente sobre la piel, ya sea en estado puro, es decir, sin diluir o diluido en un aceite base.

Internamente

Ciertos aceites esenciales de alta calidad son seguros para su uso interno.

Aromáticamente

Difundir estos aceites en el aire es una gran manera de obtener los beneficios de estas maravillas botánicas, para ello debéis contar con un difusor de aromas.

¿Se pueden consumir los aceites esenciales?

Generalmente, la respuesta es no. Sin embargo, algunas compañías de aceites esenciales de alta calidad recomiendan usar sus productos internamente en pequeñas dosis, bien sea en forma de cápsulas, en gotas debajo de la lengua antes del consumo de alimentos (solo para las fórmulas que han sido mezcladas con digestivos apropiados, o diluyendo en agua, la cantidad recomendada (la dilución típica es una gota por cada 4 onzas de agua).

¿Con qué frecuencia debéis usar los aceites esenciales?

Sé que algunos terapistas recomiendan mezclar varios aceites esenciales un par de veces al día. No obstante, lo adecuado es usarlos según sea necesario, es decir no llegar a una sobredosis para evitar que vuestro cuerpo se acostumbre al remedio. Otra alternativa es tratar de alternar entre dos aceites esenciales, según sea el caso.

Por último, también podéis diluir una mezcla de estos productos, sobre una base de aceite neutro y aplicarla sobre la planta de los pies, cuello, muñecas o frente, según sea el caso.