ACEITE ESENCIAL DE MANZANILLA, PROPIEDADES Y USOS

El aceite esencial de manzanilla tiene muchísimas propiedades beneficiosas para la salud y estas se pueden atribuir a sus propiedades como planta antiespasmódica, antiséptica, antibiótica, antidepresiva, antineuralgica, carminativa y colagoga, cicatrizante, emenagoga, analgésica, febrífuga, hepática, sedante, nervina, digestiva, tónica, antiespasmódica, bactericida, sudorífica, estomacal, antiinflamatoria, vermífuga y vulneraria.
Como siempre, las plantas más sencillas, nos sorprenden por ser las que más beneficios aportan a nuestra salud y precisamente a la manzanilla, no se le puede pedir más.
Beneficios para la salud:
El aceite esencial de manzanilla es conocido por curar espasmos, proteger las heridas sépticas e infectadas, frenar el crecimiento y las infecciones bióticas, combatir la depresión y el ánimo, curar el dolor neurálgico al reducir la hinchazón en los vasos afectados y aliviar la inflamación de la fiebre. También elimina los gases, promueve la descarga de bilis, ayuda a disminuir la visibilidad de las cicatrices, abre menstruaciones obstruidas y las regula, cura el dolor, reduce la fiebre y es bueno para el hígado. Además, el aceite esencial de manzanilla calma la inflamación y las hiperreacciones, mejora la salud del sistema nervioso, ayuda a la digestión, reduce los espasmos, mata las bacterias, aumenta la transpiración, mejora la digestión y combate las infecciones. ¡Es uno de los aceites esenciales más populares y útiles que existen!

¿Qué es el aceite de manzanilla?

El aceite de manzanilla se extrae de las flores de la planta de manzanilla, planta silvestre muy popular. Hay dos tipos de manzanilla, la manzanilla romana, que se conoce científicamente como Anthemis nobilis y la manzanilla alemana, cuyo nombre científico es Matricaria chamomilla. Aunque los aceites esenciales extraídos de ambas variedades son bastante similares en algunas propiedades medicinales, su composición es diferente y poseen ciertas cualidades específicas que vale la pena señalar.

El aceite de manzanilla romana está compuesto de alfa-pineno, beta-pineno, canfeno, cariofileno, sabineno, mirceno, gamma-terpineno, pinocarvona, farsenol, cineol, propil-angelato y butil-angelato. El aceite de manzanilla alemán, por otro lado, está compuesto de azuleno (también llamado chamazulene), alfa bisabolol, óxido de bisabolol-A y B y óxido de bisaboleno-A.

Mientras que el aceite de manzanilla romana es más calmante y funciona mejor como emenagogo, el aceite de manzanilla alemán es un poderoso agente antiinflamatorio debido a la presencia de un compuesto llamado azuleno, este es un compuesto nitrogenado, responsable de darle al aceite su característico color azul profundo.

Beneficios para la salud del aceite esencial de manzanilla
El aceite de manzanilla es una de las mejores formas de mejorar tu salud general:
– Elimina agentes tóxicos
Como sudoríficos, ambas variedades de aceite de manzanilla inducen a la sudoración profusa, que ayuda a eliminar las toxinas y los agentes que causan infecciones, al mismo tiempo que enfría el cuerpo y proporciona un alivio eficaz de la fiebre, lo que actúa también como febrífugo.
– Previene Infecciones
Ambas variedades tienen muy buenas propiedades antisépticas y antibióticas que no permiten el desarrollo de infecciones bióticas que surgen debido a bacterias y hongos. También eliminan las infecciones que ya están presentes. Así mismo son buenos agentes vermífugos que matan todo tipo de gusanos intestinales. Si se aplica al cabello, mata los piojos y los ácaros, manteniendo el cabello y el cuero cabelludo libres de infecciones y daños.

 

– Alivia la depresión
Se ha encontrado que ambas variedades son muy efectivas para combatir la depresión. Eliminan los sentimientos de tristeza, depresión, desilusión y lentitud al tiempo que inducen una especie de sentimiento de bienestar. Incluso oler estos aceites puede ayudar mucho a superar la depresión y generar un buen estado de ánimo.
– Reduce la ira
La manzanilla romana es efectiva para calmar las molestias, la ira y la irritación, especialmente en los niños pequeños, mientras que la manzanilla alemana es eficaz en los adultos para curar la inflamación, especialmente cuando se encuentra en el sistema digestivo o urinario. Ambas variedades reducen la presión arterial y frenan la hinchazón de los vasos sanguíneos.
– Mejora la digestión
Siendo estomacal, tonifican el estómago y aseguran su correcto funcionamiento. También promueven la secreción de jugos digestivos en el estómago y facilitan la digestión. Al ser hepáticos, aseguran una buena salud del hígado y un flujo adecuado de bilis. También se consideran colagogos, lo que significa que aumentan la secreción de ácido clorhídrico, bilis y enzimas en el estómago, lo que promueve la digestión.
– Trata el reumatismo
Los dos tipos de aceites esenciales de manzanilla mejoran las disfunciones del sistema circulatorio, estimulan la circulación y desintoxican la sangre de toxinas como el ácido úrico. Por lo tanto, ayudan a curar enfermedades como el reumatismo y la artritis, que son causadas por la circulación incorrecta y la acumulación de ácido úrico. Estas habilidades los clasifican como buenos agentes antigota, ya que reducen la hinchazón y el edema.
– Protección de la piel
Son muy populares en el mundo de los cosméticos, ya que disminuyen las cicatrices, marcas y manchas en la piel y en la cara, lo que los hace cicatrizantes. También protegen las heridas, los cortes y los hematomas de las infecciones, por lo que también sirven como vulnerarios.
– Alivia el dolor
Tanto la manzanilla romana como la alemana tienen propiedades analgésicas, que reducen el dolor en los músculos y las articulaciones efectivamente. También disminuyen la gravedad de los dolores de cabeza, los senos nasales, los dolores de muelas y las lesiones óseas. También son muy efectivos para aliviar el dolor severo de la neuralgia al contraer los vasos sanguíneos que rodean el noveno par craneal y aliviar la presión.
– Elimina el exceso de gases
Son muy buenos para expulsar el gas de los intestinos y el estómago al mismo tiempo que frenan la formación de gas adicional. Esto también ayuda a relajar el cuerpo y disminuir la presión sanguínea. Lo que es aún más importante es que el efecto del aceite también elimina los serios riesgos de exceso de gases, como el atrapamiento de gas en la tráquea, que incluso puede ser fatal.
– Mejora el sistema nervioso
Calman casi todas las alteraciones nerviosas o hiperreacciones que producen convulsiones, espasmos, nerviosismo y pérdida de control sobre las extremidades. Mantienen los nervios y el sistema nervioso relajado, en  estado de buena salud y buen funcionamiento.
– Tonifica el cuerpo
Son de naturaleza tónica, lo que significa que tonifican la piel, los músculos y los órganos internos.

 

Otros beneficios
– Los aceites esenciales de manzanilla son antialérgicos y ayudan a curar el acné mediante la eliminación de toxinas y la limpieza de las glándulas sebáceas y ecrinas a través de la sudoración.
– Como diurético, limpian el sistema urinario y los riñones al estimular el aumento de la micción.
– Desintoxican la sangre e incluso aumentan la fuerza.
– Pueden ayudar a curar infecciones virales como las paperas o el sarampión y también se pueden usar en enjuagues bucales para evitar el mal aliento y eliminar las infecciones bucales.
– El aceite de manzanilla alemán es un vasodilatador, por lo que reduce la presión arterial al relajar la constricción de los vasos, lo que protege la salud del corazón y reduce las posibilidades de desarrollar enfermedades como la aterosclerosis.

Advertencia:

No existen riesgos específicos de utilizar ninguno de los aceites que se han expuesto, excepto que deben evitarse si alguien tiene alergia directa a la manzanilla o a cualquier otro miembro de la familia de las asteráceas, a la que pertenece.

Mezclas:

El aceite de manzanilla forma mezclas muy agradables con bergamota, salvia, lavanda, jazmín, geranio, pomelo, árbol de  té, rosa, limón, lima y aceite de ylang-ylang.