Recomendaciones para usar aceites esenciales en casa

Los aceites esenciales son extractos de plantas medicinales. El uso de estos productos genera sensaciones de tranquilidad mediante la aromaterapia. Además, tienen varios beneficios para el cuerpo como purificar, hidratar, nutrir y regenerar la piel.

Oscar Miranda, propietario de Aceites Esenciales Ecuador, cuenta que existen varias maneras de usar estas esencias. La forma principal es la inhalación pasiva por un difusor.

En el mercado, estas sustancias son combinadas con productos de maquillaje dermocosméticos, cremas y cuidado del cabello. Además, son usados como saborizantes naturales en los alimentos.

La elaboración de estos aceites consiste en la extracción de solutos en plantas que tengan propiedades medicinales y curativas. Son destilados y procesados para uso medicinal, estético, alimenticio y limpieza. Pueden variar en su composición.

Para usar los aceites directamente sobre la piel, se debe de realizar una evaluación previa para descartar alergias, quemaduras e irritaciones y encontrar el producto adecuado para cada persona.

Es recomendable establecer rutinas para cada aceite. En las mañanas se puede tener un espacio de meditación donde se huela la esencia de incienso o palo santo.

Ciertos tipos de aceites se pueden colocar sobre los músculos después de la ducha y antes de hacer actividad física para calentarlos y disminuir la sensación de dolor.

El efecto que tienen estas sustancias infiere principalmente en el sistema límbico, encargado de la parte emocional del cerebro y participe en la formación de la memoria. Al percibir el olor de los aceites, el cuerpo genera estímulos de placer, alegría, tranquilidad, según la esencia.

Al entrar en contacto con la piel es necesario que se use un aceite orgánico conductor para diluir las esencias fuertes antes de realizar masajes relajantes en las zonas escogidas.

Los beneficios que aportan estos aceites al cuerpo son vitaminas, minerales, antioxidantes para la piel. Además, ayudan a mejorar el sueño, aliviar la tensión, estrés, dolor. La práctica de aromaterapia actúa como medicina natural complementaria.