Cómo preparar un baño de inmersión con aceites esenciales

Si lo que quieres es planificar un baño de inmersión, relajante y revitalizante, una de las mejores opciones es hacerlo incorporando aceites esenciales. Cada aceite tiene su propio perfil de curación. ¡Aquí te contamos cómo hacerlo!

Los aceites esenciales los puedes encontrar en diferentes tiendas de productos naturales y farmacias. Cada uno tiene sus propias características. Por caso, el aceite de eucalipto alivia las congestiones; el de geranio es ideal para reducir los síntomas de ansiedad; el de lavanda ayuda a combatir los síntomas de depresión y el de romero estimula la memoria ¡También puedes combinarlos!

Para tratar la artritis: combina cuatro gotas de aceite de enebro con 2 de aceite de lavanda, romero y ciprés y agrega media taza de sales de Epsom.

Para tener un sueño relajante: toma dos cucharadas de sal marina, agrega cuatro gotas de aceite de lavanda, tres de aceite de mejorana, tres de aceite de limón y un par de aceite del flor del árbol de lima. Puedes agregar esencia de manzanilla romana y unos pétalos de rosas.

Para aliviar las tensiones corporales: usa aceite de ylang ylang, bastará con tres o cuatro gotas, cinco de aceite de lavanda, dos de bergamota y media taza de sales de Epsom.