De la tila a los aceites esenciales: remedios caseros contra el estrés

Muchos expertos hablan ya del estrés como el mal del siglo XXI. Lo cierto es que este estado de nervios y cansancio mental está muy presente en el día a día de cada vez más personas, aunque muchos lo desconozcan. “Mucha población sufre de estrés sin tener la capacidad de reconocerlo”, afirma la psicóloga Patricia Sánchez Sainz de Aja, del Colegio Profesional de Psicología de Aragón (Coppa)

“Lo comienzan a identificar cuando somatizan, es decir, cuando el estrés o la ansiedad tiene síntomas físicos como dolores o malestar sin causa explicable”, indica la experta.

¿Cuáles son los síntomas enmascarados de la ansiedad o el estrés? Esta psicóloga sanitaria cita varios como alteraciones en el sueño y en el apetito, cambios de humor, inapetencia sexual, acné, alopecia, dermatitis, etc.

Remedios naturales para gestionar el estrés

Las personas pueden llevar a cabo diferentes hábitos para calmar sus nervios, si ocurren en situaciones puntuales. Además, desde Coppa señalan que para conseguir este objetivo hay que “tener una buena alimentación,realizar deporte, seguir hábitos saludables y descansar por las noches”.

Como remedios naturales, se puede optar por:

  • Aromaterapia: el uso de aceites esenciales (por ejemplo, romero, lavanda o mejorana) ayudan a aliviar tensiones. Se pueden aplicar en la piel, inhalar o utilizar su vapor como ambientador.
  • Infusiones de plantas medicinales: las más conocidas son la valeriana, la tila, la melisa y la manzanilla. Logran calmar el sistema nervioso del cuerpo.
  • Yoga y mindfulness: el estrés y la ansiedad están directamente relacionados con pensamientos anticipatorios. El yoga y el mindfulness ayudan a centrar la mente en el presente a través de la respiración consciente.

Ayuda profesional si los síntomas no disminuyen

No obstante, si el estrés es recurrente y comienza a incapacitarnos en nuestra vida diaria, lo mejor es acudir a un profesional. “Lo primero es identificar que se padece estrés y luego intentar averiguar el foco de estrés”, explica Sánchez Sainz de Aja.