AGUA DE COLONIA Y AGUA DE FLORIDA

AGUA DE COLONIA Y AGUA DE FLORIDA

En este artículo, quisiera hacer una aclaración entre las diferencias de un agua de Colonia y un agua de Florida, desde la perspectiva profesional como perfumista artesano natural.

El agua de Colonia, se atribuye a Juan María Farina, italiano establecido en la ciudad alemana de Colonia y donde descubrió esta genial y refrescante fórmula sobre el año 1709. A este tipo de aguas se les llamaba “aguas de tocador” en español y “eau de toilette” en francés.

Otra versión de la historia cuenta que el inventor real fue Pablo de Feminis en Milán sobre el año 1690. Yerno de Juan Antonio Farina, le pasó la fórmula y este desde París en 1806 comenzó a comercializarla.

De cualquier modo, y sea como sea la historia real, lo que podemos constatar es que esta fórmula tuvo un enorme éxito comercial en el siglo XVIII, dando lugar a innumerables imitadores que no consiguieron el renombre y prestigio del original.

Propiedades del agua de Colonia original

Podemos decir que el agua de Colonia original siempre tuvo un efecto tónico y refrescante muy apreciado por las personas elegantes de la época.

Lo que claramente la diferencia de otros productos es:

  • Empleo de esencias de máxima calidad
  • Alcohol de granos rectificado cuidadosamente y perfectamente neutro
  • Maceración de al menos un año antes de usarlo

El resto de “aguas de tocador” que siguieron a esta original “de Colonia”, también buscaban ese mismo efecto tonificante y refrescante, muy valorado en una época en la que los olores cotidianos eran muy distintos a los que tenemos en nuestra civilización.

Algunas, incluso, se utilizaban como medicinas y las personas las ingerían, ya que venían a ser como elixires alcohólicos concentrados en plantas y esencias de la época. Podríamos decir, los precursores de los modernos extractos alcohólicos que empleamos en fitoterapia.

Composición de la fórmula original de agua de Colonia de J.M. Farina

La fórmula original  de esta agua de Coloniaconsta de dos fases:

1) Destilación de plantas aromáticas frescas en una mezcla hidroalcohólica

2) Mezcla con aceites esenciales y esencias de plantas aromáticas.

Los componentes de ambas fases son:

1) Melisa fresca, romero fresco, lirio de Florencia, alcohol y agua.

2) Alcohol, esencia de bergamota, esencia de limon, esencia de naranja, aceite esencial de azahar, aceite esencial de petit grain y aceite esencial de lavanda francesa.

Agua de Florida o “de la Florida”

En los países de climas cálidos, se hacía mucho uso de las aguas de tocador. Las más apreciadas eran el agua de Florida, el agua de cananga, el agua divina, el vinagre de tocador y el agua de Colonia entre otras.

Inicialmente, se elaboraban sobre todo en Alemania y exportaban a todo el mundo. Posteriormente pasaron a fabricarse localmente, sobre todo para evitar los costes de transporte y los impuestos aduanales a los productos con alcohol.

En su momento, América Central, Sudamérica, China y Japón eran los principales consumidores del agua de Florida, siendo las calidades japonesas las de mayor calidad por la exigencia de ese mercado.

Composición del agua de Florida

El agua de Florida original se preparaba con extractos de flores de retama blanca y debe a esa planta su nombre (Genista florida)

Las fórmulas pueden variar mucho según el fabricante, pero una totalmente natural podría ser esta:

Alcohol etílico 96º………………….245 ml.

Hidrolato de rosas………………….. 25 ml.

Esencia de bergamota. ………….40 gotas

Esencia de limón…………………. 25 gotas

Esencia de naranja amarga…… 13 gotas

Aceite esencial de lavanda….. 130 gotas (6,5 ml aprox.)

Aceite esencial de clavos……..     2 gotas

Aceite esencial de casia……….     2 gotas

Aceite esencial de neroli………    3 gotas

Elaboración

Para que el preparado tenga una máxima calidad, conviene elaborarlo sin prisas, por lo tanto, lo mejor es hacerlo del siguiente modo:

1) Premezclamos los aceites esenciales y esencias, hasta que estén perfectamente ligados con una varilla de vidrio y los dejamos madurar al menos durante un mes en una botella de vidrio con cierre hermético. Si no es hermético, la fórmula se evaporará.

2) Una vez pasado este tiempo, hacemos la mezcla de alcohol etílico e hidrolato de rosas, los mezclamos bien con varilla de vidrio y sobre esta mezcla, ponemos el preparado que ha estado macerando un mes. Agitamos bien con varilla de vidrio y lo dejamos macerar otro mes en una botella de vidrio con cierre hermético.

3) Una vez madurado al menos un mes*, se filtra con papel (filtro café o similar) para separar de la mezcla las fracciones que no se han solubilizado, posos y demás.

4) Después del filtrado, ya puede utilizarse.

 

 

*Nota: recordamos que los antiguos perfumistas dejaban hasta un año de reposo/maceración antes de envasar las aguas de Colonia de máxima calidad. Cuanto más tiempo de reposo pueda dejarse, más armonioso será el aroma final del producto.